Por qué me siento inseguro de mi mismo

Por qué me siento inseguro de mi mismo

Publicado por

¿Alguna vez has sentido la sensación de que la gente que te ve; te critica? ¿Has dejado de hacer aquello que te solía gustar por las miradas o comentarios de otras personas? ¿Has sido desde hace mucho tiempo una persona muy acomplejada por lo que otros dicen de ti? La inseguridad que uno siente, puede tener muchos matices. 

Consideremos a las personas que son inseguras con sus cuerpos; estas últimas se les cataloga como personas que padecen un Trastorno Dismórfico Corporal que según Sandoval & Otros Definen como: “como la preocupación excesiva y desproporcionada por un defecto mínimo o imaginario en la apariencia física.”

Y es que estas personas con estas inseguridades, regularmente visitan de forma frecuente a Cirujanos y Dermatólogos, y no contentos con el resultado, regularmente abusan de los tratamientos faciales. La pregunta es entonces ¿por qué?

Porque me siento tan insegura de todo

Cuando somos presa de un trastorno, como el citado anteriormente; puede que estemos en realidad necesitando de algún tipo de ayuda psicológica o tratamiento alternativo que nos ayude a conciliar las emociones fatalistas que sentimos hacia nosotros mismos. Ya que en realidad, cuando somos inseguros, cualquier escenario nos va a -irremediablemente- hacer sentir inseguros. 

Consideremos el trabajo investigativo que el Investigador Lojano Alvarado, hizo, al tratar de encontrar una relación entre baja autoestima (inseguridad) y rendimiento académico. Según sus conclusiones, la falta de aceptación en el estudiantado y la pobre atención de los profesores influyó en el rendimientos de los chicos que fueron estudiados. 

Y es que puede que seamos inseguros de nosotros mismos debido a la formación temprana que tuvimos cuando era más jóvenes. La poca apreciación y aceptación paterna, hace que desde jóvenes, hasta la adultez, nos sintamos desamparados, ya que en ningún momento recibimos ningún tipo de estímulo positivo que nos ayude a aceptarnos a nosotros mismos.

Eso derivó entonces que cualquier cosa nos causara una intensa inseguridad, incluso ir al Gimnasio. 

Una mirada a nuestra infancia

Por qué me siento inseguro de mi mismo

Para entender de dónde viene nuestra inseguridad podemos echar mano de dos teorías interesantes, la primera: la teoría del espejo, que nos dice que obtenemos nuestras primeras nociones de las demás personas, es como si los demás dictarán y moldearan la percepción que tenemos de nosotros mismos; como un espejo que nos revela los granos que tenemos en la cara o el color de nuestro pelo.

En esta teoría, son las personas con las que nos relacionamos las que nos ayudan a construir nuestras ideas sobre nosotros. 

La segunda teoria es la ofrecida por Bandura, o Teoría del Aprendizaje Social de Bandura, su base se puede resumir en aquel dicho que reza: “lo que el mono ve, el mono hace”. Nos formamos una idea central de nuestra identidad en base a los modelos más próximos, en buen cristiano esto quiere decir que: imitamos lo que vemos. Y en base a eso, vamos a moldear nuestra identidad. 

Nuestros modelos más próximos, son nuestros padres, profesores, amigos. Pero en cierta medida (hipotéticamente hablando), lo pueden ser, personajes ficticios de la televisión, los medios o cualquier figura con la que sintamos conexión y que de ella queramos usar como modelo a seguir. 

Así, basta con preguntarnos (apoyándonos de esta teoría), sobre quienes eran nuestros modelos más inmediatos y qué influencia tuvieron en nosotros, basados en esa información podremos decir: ¡bingo! Aquí está el meollo del asunto. 

Sin embargo consideremos que nosotros somos la mezcolanza de muchos factores.

Somos el resultado del contexto

Nos moldeamos con la interacción constante con nuestro medio y en base a la experiencia que previamente hayamos tenido; así vamos formando nuestra personalidad. Podemos conjeturar que si venimos de una familia donde nuestros padres, solían ser inseguros y retraídos; por ende nosotros seremos igual. 

Tiene sentido, si mamá no tiene vida social; no tenemos gente con quien interactuar. Y de mayores sentiremos aversión a la gente porque no sabemos que hacer, ya que de niños nunca tuvimos interacciones directas con la gente. 

Cómo dejar de sentir inseguridad

Mujer viéndose al espejo con amor propio

Existen múltiples maneras de tratar la inseguridad; y debemos comprender que somos un laboratorio viviente. No existe una receta universal para todos; hay casos que solo existen alternativas ad hoc para tratar la inseguridad. Entender que somos únicos es quizás el primer paso para vencer la inseguridad, porque al entender que somos únicos, entenderemos que por muy bueno que sea el tratamiento que emprendamos, este puede no dar resultados.

Y deberemos probar con diferentes métodos para lograr vencer nuestras inseguridades. Ahora mismo uno de los modos más útiles de tratar las inseguridades es mediante: La Terapia Cognitiva Conductual. Un tipo de terapia que nos permite tomar consciencia de los pensamientos catastróficos que tenemos (me juzgarán por estar gordo, por estar flaco, por no ser colombiano), y gestionarnos para responder ante ellos de forma efectiva; es decir que dejen de causarnos malestar. 

Así la mejor manera es asistirnos de un profesional de la salud mental, que nos permita ayudarnos a resolver aquellas emociones que nos atrapan en la inseguridad. Quizás para ti, tomar el primer paso hacia ir a consulta y empezar una serie de sesiones, te resulte complicado, así que puedes empezar con métodos de autoayuda.

Existen cientos de libros interesantes que pueden ayudarte a vencer tus inseguridades, quizás te venga bien si le echas un ojo al ➳ Curso de mi buen amigo Rolando, él lleva muchos años ayudando a mujeres y hombres a cultivar su amor propio, autoestima, y en consecuencia a hacer de ellos personas muy seguras de si mismas.

Como método alternativo, va bien, sin embargo; la búsqueda de ayuda será elemental.

Una auditoria emocional

Imagina por un momento que una gran empresa te contrata como contador y te dice que aparentemente hay 15,670 dólares que se han perdido y que no saben a dónde fueron a parar. ¿Quizás se gastó en contratar personal? ¿Tal vez algún error de computo? ¿Quizás alguien usó ese dinero para comprar equipo de oficina?

¿Qué necesitas hacer? Necesitas hacer auditoria, empezar ver los últimos movimientos de la empresa hasta dar con el dinero. La terapia, junto con los métodos alternativos (como el Curso de Rolando), te animan a adentrarte a ti mismo, y comprender por qué eres inseguro.

Entenderte, comprenderte, conocerte y saber por qué te pasa lo que te pasa, será vital para poder finalmente tratar la inseguridad y vivir pleno; sin miedo al que dirán de ti. ¡Se puede! Solo empieza, no importa si es a terapia, con un libro, o con un curso. ¡Sólo Empieza!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.