Salud

Cómo Aumentar Mi Autoestima Después de una Separación?

Una ruptura de pareja no te puede definir, no puedes estar aislado, enclaustrado y entretejido entre recuerdos del ayer que nada te aportan en el hoy; y que estropean tus relaciones con otras personas, entonces ¿qué hacer cuando un amor acaba y tu estima queda vacía y destruida?, quizás este artículo te ayude a entender qué debes hacer:

Si alguien no hace suficiente para que tú te quedes en su vida, entonces déjale ir. Regala tu ausencia a quien no estima tu presencia y hazte valer como la persona única que eres y recuerda no tanto así lo que quieres; sino lo que mereces.

Una ruptura, un fracaso matrimonial, incluso una amistad que caduca para nada define quienes somos, hacia dónde vamos, qué seremos, qué hemos sido o cómo vamos a terminar viviendo. A veces los finales nos hacen pensar que toda nuestra vida se resume en un solo acontecimiento y que más allá; solo existe más de lo mismo.

Es en ese instante cuando nuestras emociones dibujan y pincelan realidades alternas donde parece que no hay lugar mas que para tolerar relaciones malas o suma circunstancia última, abocarnos a la soledad; única amiga que parece no fallarnos. 

Ante esto, nos cuestionamos nuestro valor y llegamos a punto en que decimos, simplemente: “yo no sirvo para amar, ni para ser amado; no embono en la vida de nadie y nadie embona en la mía”. Si este sentimiento incrustado en el pecho te invade, déjame compartir contigo estos consejos.

  1. El precio de ser único.

Algo que distingue a la música popular es su alta aceptación y lo pegajosa que es, suena en todos los sitios, desde discotecas, bares, gimnasios y centros recreativos, su estilo es muy básico, ya que busca un fin último, “agradar” al mayor público posible.

Ese esfuerzo último conlleva a que la música misma se acople y adapte a las tendencias de la gente y se una en una fiesta para celebrar los gustos de sus consumidores; lo cual está bien, al final a la par de ser arte, la música popular se debe a su público y cómo tal debe ajustarse a lo que el público mismo demanda. 

Ser único por otro lado implica que solo una porción de gente va a gustar de algo o alguien, el esfuerzo que se invierte en gustar a todos al final da como resultado un tremendo ajetreo donde suprimes tus opiniones, tus ideas, tus sueños y tratas de ajustarte a las opiniones ajenas, dejas de discrepar con otros y en su lugar te vuelves amigo de todas las causas. 

Cuando eres único, solo un puñado muy especifico de gente va a gustar de ti, te vuelves para gustos exóticos y únicos. Y solo la gente que realmente te aprecia más allá de lo superfluo, va a quedar encantada de ti.

Y entre esas personas, la persona para tu vida. La persona para tu vida, encontrará en ti; a un ser único, irrepetible y original, y por ello mismo se quedará contigo hasta el final. El precio de ser único es que solo un grupo selecto de personas gustarán de ti. Así no esperes que cualquiera te pueda amar. 

Tal cosa es pretender que cualquier persona reconozca un diamante en bruto; solo los conocedores pueden estar atentos cuando están frente a una pieza original. 

2. Sólo tú te puedes definir. 

A veces con la ruptura, el adiós o el fin de una relación, tomamos conclusiones sobre nosotros mismos, llegando a creer que somos incapaces de relacionarnos con alguien más, y que la relación que sostuvimos ahora mismo solo predice cómo serán nuestras futuras relaciones. 

Sin tomar en cuenta, que la otra persona también existe y no está exenta de sentirse así. La realidad es que nosotros no podemos pretender que nuestro futuro está marcado por las experiencias que tenemos hoy. 

Ya que no existe ningún determinismo que nos confine a vivir una vida plasmada en experiencias presentes y pasadas; somos seres dotados de albedrío libre, y podemos ser capaces de tomar decisiones, y una de ellas es: definirnos. 

Al definirnos, aceptamos lo ocurrido y entendemos que esto no trastorna ni mucho menos crea una regla inmutable de cómo deberán ser nuestras relaciones o la ausencia de las mismas, solo tú defines en qué te convertirás, nada más lo puede hacer por ti.

3. Merecemos lo que Aceptamos.

Sencillamente es esto, toda realidad presente ante nosotros es una mera sugerencia de lo que es o debería ser; pero al final como jueces pertinentes somos los últimos en decir cómo la realidad nos puede moldear. Así merecemos aquello que aceptamos y damos por sentado.

Si después de una ruptura acoges la idea de que fuiste una mala mujer o un mal hombre, aun cuando la evidencia apunta a que no lo fue; es entonces eso lo que determinará tu vida, es decir, te convertirás en esa mala mujer que según aceptaste ser. 

En esta vida, al parecer el papel que jugaremos lo definimos nosotros; raras veces las circunstancias, los hechos, las ideas, las opiniones o las experiencias. ¿Qué seremos al final de un adiós?, solo nosotros podemos decidirlo; sólo tú puedes decidirlo. 

Escritor y Narrador en Belifers, soy un estudiante común de Ciencia y un poco de Filosofía. Soy la voz en varios de los videos que se hallan en Belifers y aquí publico los artículos que considero interesantes, espero que este espacio te guste.

One Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *