Cómo aumentar el amor propio, cómo hacer para tener una relación sana contigo mismo; contigo misma, de qué manera te aceptas cuando todo el mundo te rechaza, nadie de responde los mensajes o todos te dejan plantado cuando planeas un viaje.

Es duro lo sé, porque pasas tiempo pensando, en que quizás algo está mal en ti; quizás tu mala genética que hace que tu cuerpo no sea estético, quizás no cumplas los estándares de belleza, o peor aún sientes que nadie entiende tus gustos; encerrado en una habitación entre libros de Filosofía, entendiendo entre conceptos y letras, ves que eres el único ahí.

Y te preguntas, ¿qué hacer para amarte a pesar de que nadie más quiere estar contigo?

Cómo aumentar el amor propio 5 hábitos

Hay una frase que reza así:

Puedo no ser la mejor, pero con certeza hago la diferencia… Soy mucho para unos, poco para otros… pero soy suficiente para mi misma… Porque mi imagen eres tú quien se la hace PERO MI VIDA SOY YO QUIEN LA VIVE.

Amarnos a nosotros mismos, entender nuestro valor y por ende aumentar nuestro amor propio, empieza particularmente por conocernos, entender quienes somos y en el acto enamorarnos de nosotros mismos. Así un primer paso sería este hábito.

#1. Sé consciente de ti mismo-misma.

Ser consciente de ti mismo, de conocerte, te permite descubrir cosas de ti que estaban ocultas; cosas que no creías que fueras capaz de hacer o atreverte a decir. Una experiencia personal que me ocurrió tiempo atrás, fue cuando salí de viaje.

Al principio lo hice con mucho miedo, porque no quería irme, pero después de un tiempo; me sentí bien, empecé a amar esa parte de mi, que gusta de explorar, conocer, abarcar más terreno, conocer nuevos lugares, desafiar fronteras y conocer de cabo a rabo lugares.

Ser consciente de ti, fue eso; enamorarse de quién eres.

#2. Haz una lista de lo quieres.

Sé consciente de que no puedes vivir una vida ajena; el amor propio consiste en muchas ocasiones en entender que debes pensar en ti. Naturalmente vivimos en una sociedad que siempre en la retórica; alaba el colectivismo y el “bien común” pero en lo privado (en la praxis), hace y vela por sus intereses egoístas.

Así, sería engañarte si dejas de lado tus deseos y gustos solo por encajar. En su lugar, y de forma muy egoísta; enumera aquellas cosas que te fascinan hacer; desde las más simples y frívolas como aquellas; necesarias. Yo entre mis gustos frívolos tengo el estar leyendo libros de Trigonometría en las Cafeterías, mientras ignoro a todo mundo.

Sí, lo admito.

#3. Desarrolla una Habilidad.

Una habilidad te proporciona la capacidad de ser un líder o una líder. Te permite aportar algo a la vida ajena, porque las personas comprenden que pueden avocarse a ti, cuando necesitan ayuda; te sentirás indispensable y útil. Cuando no desarrollas una habilidad, fácilmente te puedes llegar a sentir como un “bueno para nada”.

Y con ello tu amor propio, se verá deteriorado. Haz Kayaking, aprende a nadar, date el permiso para subir un volcán, aprende caligrafía, haz un curso de canto; cualquier cosa es buena, porque cuando seas buena o bueno; en aquello en lo que estás practicando, ya no tan fácilmente te sentirás pequeñas; al contrario, te sentirás: GRANDE.

#4. Celebra tus Cualidades y Éxitos.

Hay un ejercicio en el día #3. del Reto 30 Días de Amor Propio de Rolando Goicochea que me encantó y este consistía en pararte frente a un espejo, ver tu cuerpo y decir aquellas cosas que más te gustan. Naturalmente este hábito que Rolando sugiere, no solo te recomiendo hacerlo con tu cuerpo, sino con todo “tú”.

Celebra aquellas partes de tu cuerpo que te encantan, quizás te gusta cómo se ve tu barbilla, o quizás te encante el color de tus ojos; no temas en decir que te gusta, o quizás tu sonrisa cuando alguien te la toma desprevenido; por ejemplo yo hice un viaje hace unos días y un primo mío tomó una foto donde yo sin darme cuenta; sonreí. Cuando vi esa foto, me gustó tanto que la consideré mi favorita. ¿La quieres ver? es esta:

#5. Deje de temerle al rechazo.

Asume que el rechazo es una constante; y que la aceptación es una variable (x). Dentro de esta ecuación, asumimos que sin importar qué variables pongamos: ir a una fiesta, salir a comer a un restaurante, ir a un viaje, quedarse en un hotel, jugar en el billar del hostal, tomarse una cerveza, conllevará a que la gente no gustará de ti.

Y con esto no digo que andes por la vida a la defensiva, esperando a que alguien te diga que estás fea, seas un NERD, no sirvas para nada, o estás gorda. Solo comprende que el estado natural de toda interacción humana, es el rechazo; es decir la gente ya te rechaza por lo que significas y por lo que no significas.

Si aprendes a vivir así; ya te dará igual si un día te pones Dreadlocks (rastas), te pones extensiones en el pelo, te pagas una bebida cara o compras ropa de a $1 Dólar. ¿Por qué? porque de todos modos habrán quien aplauda tus actos (muy pocos), quienes los ignoren (la mayoría), y los que lo critiquen (una minoría).

Así vive para ti.

Practica el amor propio hoy, para ello te sugiero el Reto 30 Días de Amor Propio de Rolando Goicochea, te encantará; es llevar una divertida experiencia de auto-descubrimiento. ► ¡Haz este Reto Hoy Mismo!