Cómo aumentar el amor propio

Cómo aumentar el amor propio

Cómo aumentar el amor propio, cómo hacer para tener una relación sana contigo mismo; contigo misma, de qué manera te aceptas cuando todo el mundo te rechaza, nadie de responde los mensajes o todos te dejan plantado cuando planeas un viaje.

Es duro lo sé, porque pasas tiempo pensando, en que quizás algo está mal en ti; quizás tu mala genética que hace que tu cuerpo no sea estético, quizás no cumplas los estándares de belleza, o peor aún sientes que nadie entiende tus gustos; encerrado en una habitación entre libros de Filosofía, entendiendo entre conceptos y letras, ves que eres el único ahí.

Y te preguntas, ¿qué hacer para amarte a pesar de que nadie más quiere estar contigo?

Cómo aumentar el amor propio 5 hábitos

Hay una frase que reza así:

Puedo no ser la mejor, pero con certeza hago la diferencia… Soy mucho para unos, poco para otros… pero soy suficiente para mi misma… Porque mi imagen eres tú quien se la hace PERO MI VIDA SOY YO QUIEN LA VIVE.

Amarnos a nosotros mismos, entender nuestro valor y por ende aumentar nuestro amor propio, empieza particularmente por conocernos, entender quienes somos y en el acto enamorarnos de nosotros mismos. Así un primer paso sería este hábito.

#1. Sé consciente de ti mismo-misma.

Ser consciente de ti mismo, de conocerte, te permite descubrir cosas de ti que estaban ocultas; cosas que no creías que fueras capaz de hacer o atreverte a decir. Una experiencia personal que me ocurrió tiempo atrás, fue cuando salí de viaje.

Al principio lo hice con mucho miedo, porque no quería irme, pero después de un tiempo; me sentí bien, empecé a amar esa parte de mi, que gusta de explorar, conocer, abarcar más terreno, conocer nuevos lugares, desafiar fronteras y conocer de cabo a rabo lugares.

Ser consciente de ti, fue eso; enamorarse de quién eres.

#2. Haz una lista de lo quieres.

Sé consciente de que no puedes vivir una vida ajena; el amor propio consiste en muchas ocasiones en entender que debes pensar en ti. Naturalmente vivimos en una sociedad que siempre en la retórica; alaba el colectivismo y el “bien común” pero en lo privado (en la praxis), hace y vela por sus intereses egoístas.

Así, sería engañarte si dejas de lado tus deseos y gustos solo por encajar. En su lugar, y de forma muy egoísta; enumera aquellas cosas que te fascinan hacer; desde las más simples y frívolas como aquellas; necesarias. Yo entre mis gustos frívolos tengo el estar leyendo libros de Trigonometría en las Cafeterías, mientras ignoro a todo mundo.

Sí, lo admito.

#3. Desarrolla una Habilidad.

Una habilidad te proporciona la capacidad de ser un líder o una líder. Te permite aportar algo a la vida ajena, porque las personas comprenden que pueden avocarse a ti, cuando necesitan ayuda; te sentirás indispensable y útil. Cuando no desarrollas una habilidad, fácilmente te puedes llegar a sentir como un “bueno para nada”.

Y con ello tu amor propio, se verá deteriorado. Haz Kayaking, aprende a nadar, date el permiso para subir un volcán, aprende caligrafía, haz un curso de canto; cualquier cosa es buena, porque cuando seas buena o bueno; en aquello en lo que estás practicando, ya no tan fácilmente te sentirás pequeñas; al contrario, te sentirás: GRANDE.

#4. Celebra tus Cualidades y Éxitos.

Hay un ejercicio en el día #3. del Reto 30 Días de Amor Propio de Rolando Goicochea que me encantó y este consistía en pararte frente a un espejo, ver tu cuerpo y decir aquellas cosas que más te gustan. Naturalmente este hábito que Rolando sugiere, no solo te recomiendo hacerlo con tu cuerpo, sino con todo “tú”.

Celebra aquellas partes de tu cuerpo que te encantan, quizás te gusta cómo se ve tu barbilla, o quizás te encante el color de tus ojos; no temas en decir que te gusta, o quizás tu sonrisa cuando alguien te la toma desprevenido; por ejemplo yo hice un viaje hace unos días y un primo mío tomó una foto donde yo sin darme cuenta; sonreí. Cuando vi esa foto, me gustó tanto que la consideré mi favorita. ¿La quieres ver? es esta:

#5. Deje de temerle al rechazo.

Asume que el rechazo es una constante; y que la aceptación es una variable (x). Dentro de esta ecuación, asumimos que sin importar qué variables pongamos: ir a una fiesta, salir a comer a un restaurante, ir a un viaje, quedarse en un hotel, jugar en el billar del hostal, tomarse una cerveza, conllevará a que la gente no gustará de ti.

Y con esto no digo que andes por la vida a la defensiva, esperando a que alguien te diga que estás fea, seas un NERD, no sirvas para nada, o estás gorda. Solo comprende que el estado natural de toda interacción humana, es el rechazo; es decir la gente ya te rechaza por lo que significas y por lo que no significas.

Si aprendes a vivir así; ya te dará igual si un día te pones Dreadlocks (rastas), te pones extensiones en el pelo, te pagas una bebida cara o compras ropa de a $1 Dólar. ¿Por qué? porque de todos modos habrán quien aplauda tus actos (muy pocos), quienes los ignoren (la mayoría), y los que lo critiquen (una minoría).

Así vive para ti.

Practica el amor propio hoy, para ello te sugiero el Reto 30 Días de Amor Propio de Rolando Goicochea, te encantará; es llevar una divertida experiencia de auto-descubrimiento. ► ¡Haz este Reto Hoy Mismo! ◄

Cómo aprender a amarme a mí mismo

Cómo aprender a amarme a mí mismo

Aprender a amarme a mí mismo quererme, cuidarme y atesorarme para que nadie me lastime: es una de las cosas más bellas en las que tú puedes empezar a trabajar; lamentablemente con el tiempo se nos olvida lo mucho que valemos y nos hundimos en las ideas ajenas, en los resultados de nuestros fracasos o sencillamente no vemos valor alguno en la mujer o el hombre que está al espejo. 

Hola que tal este es Marco y antes de empezar quiero hacerte un RETO (quizás el más importante de tu vida), quiero retarte a que tomes el Programa: Reto 30 Días de Amor Propio ← de Rolando Goicochea para Trabajar tu Amor Propio. ¿Aceptas el Desafío? 

Dicho lo anterior; empecemos. 

Qué hacer para amarme a mí mismo

Para tener amor propio una de las primeras cosas que tienes que hacer es conocerte a ti mismo, o a ti misma; es la capacidad de pasar tiempo contigo mismo y saber qué es lo que te fascina, qué es lo que despierta en ti un auténtico llamado a quererte.

Para ello quiero comentarte que yo le tenía fobia a viajar; tenía tantas dudas, y de repente un día llamé a un amigo para que me acompañará y emprendimos un viaje de dos días; al regresar deje de sentir miedo, me sentí más cómodo y a los pocos días entendí que me gustaba viajar. 

Conocerme en los viajes me permitió entender que soy alguien aventurero; después, empecé a tomar bonitas fotos de los lugares que visitaba; si quieres saber de qué fotos estoy hablando, puedes echarle un vistazo a las fotos. Dicho eso, me gustó tanto que comprendí que la aventura era para mí.

Eso me hizo sentir vivo.

Lo que nos separa muchas veces de amarnos a nosotros mismos, es que no nos damos la libertad de comprender lo que nos gusta; estamos tan atrapados en los quehaceres, que nos perdemos de pasar tiempo a solas con nosotros:

Me encanta estar sola, no porque sea antisocial ni nada de eso; yo disfruto con mi propia compañía y tener mi propio espacio. Pienso que cada uno tiene que aprender a estar solo y amar la soledad también, porque al final del día la única persona que esta realmente allí para ti, eres tú. 

La soledad al final un aliciente, ayuda a sentirte bien, te da las bondades que en pareja o con mucha gente no podrías; te conoces mejor.

Conocerte: es la CLAVE para amarte a ti mismo. 

Cuando tú conoces a alguien y conectas con ella o él; sientes una profunda atracción que va desde su apariencia, su forma de hablar, de comer, de reír y de pensar. Cuando eso pasa todo lo que él o ella hace, te fascina, te sientes atrapado en sus palabras, en sus gestos y miradas. Sencillamente no paras de sentir esa fascinación por esa persona que quieres gritar a los cielos.

Algo semejante pasa cuando pasas tiempo contigo mismo; misma. Terminas por enamorarte de una persona; de ti. Te gustan tus gestos, de repente alguien te toma una foto y te das cuenta que tu sonrisa evoca paz y armonía.

De repente te vuelves a ver al espejo y notas que hay algo más en ti que no habías visto. De repente una playera, una sudadera o una prenda; saca algo de ti que jamás creíste tener. Y es entonces cuando sientes la mayor satisfacción del mundo.

Has estado durmiendo con un desconocido.

Pero no; eso no te asusta; al contrario, te fascina, porque ese “desconocido’, le gusta viajar, sabe de fotos, de cámaras, sabe de arte, sabe de lugares, de comidas, culturas, es un aventurero, es una persona fenomenal, es alguien que conoces y que quieres que tus amigos conozcan también.

Ese alguien; terminas siendo tú.

Cuando aprendes a amarte, muchas cosas pasarán; entre ellas te sentirás enamorada; enamorado, de ti, parece algo inverosímil, pero pasa. Si quieres saber qué más pasará si te empiezas a amar, te dejo un video de mi canal: Impacto Positivo. 

Cómo recuperar el amor propio

Cómo recuperar el amor propio

Después de cometer errores, perder dinero en una importante obra de trabajo, perder la confianza de la gente que confió en ti, tomar una mala decisión que afectó a tus seres queridos e incluso terminar amando a alguien a quien no debiste; quedan muchos agujeros en tu ser, la sensación de que quizás no estás hecho o hecha para ciertas cosas.

Todas estas cosas pueden desafiarnos al punto de hacernos sentir pequeños, sin embargo, hay una frase universal (aunque dicha para mujeres) que reza así:

Detrás de cada mujer fuerte e independiente está una niña que tuvo que aprender a recuperarse y nunca depende de nadie

Hola que tal este es Marco, y antes de empezar con este artículo quiero invitarte a que conozcas el programa: Reto 30 Días de Amor Propio de Rolando Goicochea; el mejor programa para ejercitar tu autoestima, y sentirte bien aún después de la decepción.

Dicho lo anterior empecemos:

Cómo recuperar la dignidad y el amor propio

Para recuperar tu dignidad necesidad comprender 3 cosas.

Estamos en constante aprendizaje.

Sé que estás leyendo este artículo porque recientemente cometiste un error o dejaste que algo pasará en tu vida, que te hizo cuestionarte de si realmente eres una persona que vale la pena conocer, o si realmente mereces vivir. Es natural que sientas esas emociones, después de haber perdido dinero, quizás perder una gran amistad, después de perder a una persona importante.

La realidad es que con las experiencias vamos aprendiendo de nosotros mismos, y entendiendo los constituyentes que nos forman. Una persona que constantemente no aprende de sí mismo, vive en un cuerpo junto con un desconocido.

Y es que literalmente estamos en constante aprendizaje.

Sólo los que cometen errores; crecen.

El crecimiento viene con ser consciente que vamos a rompernos, vamos a perder, vamos a sentir incluso asco de nosotros mismos, porque somos el fruto de las decisiones malas que hemos tomado. Pero también dejamos de lado los frutos de aquellas atinadas decisiones que hemos tomado.

Es ahí donde podemos entender que los errores son los que al final nos permiten ser. Lo errores no te definen; lo que te define es qué harás con esos errores que has cometido. ¿Cambiarás para ser mejor? ¿aceptarás que eres un fracaso? ¿pensarás en cómo salir de esta tendencia a equivocarte? ¿pensarás que estás condenada a repetir esta misma escena todas las veces de tu vida?

Lo que harás con tus errores, es lo que verdaderamente te define.

Dolerá.

El amor propio se pierde como producto de las malas decisiones que tomamos, porque sentimos que “el yo” se hace pequeño. Cuando tomamos decisiones acertadas, nos vemos al espejo y pensamos: “Dios, que gran persona soy, soy muy hábil, cobraré por ofrecer este servicio”.

Pero cuando no, simplemente decimos: “Para qué vivir si no sirvo para nada”. Cuando eso pasa es ahí cuando nuestro amor propio crece, ya que el dolor nos empujará a sentirnos miserables, y será entonces cuando decidamos convertir ese dolor en un combustible para trabajar más en nosotros.

Crecer, amarnos y entender que no seremos perfectos y que perderemos es la mejor manera de salvaguardar nuestro ser de los rumbos que escojamos.

De esa manera y solo de esa manera, entenderemos que el amor propio está en una constante balanza donde sentiremos la necesidad de rendirnos, dar todo por terminado o acabar con nuestras vidas. La disciplina de creer en ti, aún cuando todo se ha ido al caño; es lo que al final fomentará en ti, ese anhelado amor propio que tanto buscas.

Cómo soltar a alguien emocionalmente

Cómo soltar a alguien emocionalmente

Cómo soltar a alguien que significó mucho para ti, ¿qué pasos para cuando la relación llegó a su fin? Cuando una relación finaliza, quedan mucho sentimientos inconclusos; muchas necesidades insatisfechas y lo que es más; muchas cosas que no se dijeron y palabras que debieron expresarse en su momento.

Pero ¿cómo decirlas?, cuando la otra persona ya se marchó ya no queda más, ya no hay con quien expresar esas emociones que perturban y duelen. 

Si estás pasando por esa etapa déjame compartirte un sencillo consejo contigo, que te ayudará a soltar a alguien; solo hazlo y te sentirás mejor.

Ejercicios para soltar y dejar ir

Este ejercicio es simple pero requiere que estés en absoluta soledad, de ser necesario con la puerta cerrada y que nadie te esté molestando, llamando o interrumpiendo ya que este ejercicio que haremos será como tener una charla con alguien, con una persona en la que vas a desahogar todas las cosas que necesitas expresar.

Primero que nada este ejercicio tiene como objetivo ventilar las emociones retenidas que se alojan en el interior de tu alma y que están contaminando tus días. Así para llevarlo a cabo haz lo siguiente:

Paso #1: enciérrate en tu habitación.

Cierra la puerta, no dejes que nadie te llame, te busque, pregunte por ti, apaga tu móvil y lo que es más cierra las ventanas, lo importante es que nadie te escuche. 

Paso #2. Toma la imagen de tu ex pareja. 

Ponla frente a ti, puede ser una imagen en una tableta, en un cuadro, una fotografía vieja, sólo colócala frente a ti. 

Paso #3: Desahógate. 

Una vez que estés lista, empieza a expresar todas aquellas cosas que querías expresarle a tu ex pareja, dile lo mal que te hizo sentir, coméntale del dolor que te causó, grítale si eso te libera de tensión.

Paso #4: Escribe.

Si puedes escribe las emociones más duras que experimentaste cuando ventilaste tus emociones y ponlas por escrito; te serán de utilidad para ir teniéndolas a mano cuando sientas la necesidad de volver con tu ex pareja.

Paso #5: Repite. 

Repite este ejercicio y en cada uno de ellos, aprovecha para escribir los aspectos más negativos de los reclamos que tienes, por ejemplo: que él nunca te escuchaba, que siempre te abandonaba o que nunca te llamaba. 

En Conclusión:

Este simple ejercicio te ayudará desapegarte de alguien y lo que es más; se trata de una dinámica que impedirá que te vuelvas a involucrar con esa misma persona y caer en un bucle interminable; te dará memoria para recordar porque quieres terminar con él o ella. 

Dejarlo ir para que vuelva

Dejarlo ir para que vuelva

Dejarlo ir para que vuelva, alejarse para que te valoren, ¿vale la pena?, ¿funciona? cuando uno ama perdidamente a una persona intenta de todos medios hacer que la otra persona nos estime, valore y nos ame de la manera en cómo creemos merecemos ser amados. 

Sin embargo, es posible: “dejarlo ir para que vuelva”, dice un dicho que “si vuelve es tuyo; y si no, es porque nunca lo fue”. Esto nos dice que cuando un amor nos corresponde, de cualquier manera volverá a nuestro lado. Pero ¿es esto cierto?

Dejarlo ir para que vuelva

Es cierto que nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde; y en esencia esto a veces es así y a veces es “que todo mundo sabe lo que tiene; solo que no cree que pueda perder”, y efectivamente los seres humanos valoramos más las cosas y a las personas cuando no las tenemos. 

Estimamos más la dulzura del agua; en momentos de sed, y anhelamos el abrazo de mamá; solo cuando esta ya se ha ido de nuestras vidas. Y así: deseamos ser amados; cuando la persona que nos daba todo su querer se ha ido.

Así que si, cuando desaparecemos de la vida de una persona que no nos supo querer ni valorar; automáticamente hace que esta sienta la necesidad de volver y atender a nuestras demandas; y se quede de la manera en cómo queremos que se quede.

Sin embargo, esto no siempre es así. Quizás cuando nos alejemos logremos que la otra persona piense las cosas y se proponga mediante mensajes “inocentes” tantear si aún estamos desesperados por ella. 

Cuando note que estamos a un “clic” de estas a sus pies, perderá interés. 

Dejar Ir para que te Amen de Verdad.

Cuando nos alejamos solo podemos aspirar a que nos extrañen, nos busquen e intenten volver con nosotros, pero tristemente eso no garantiza que nos amarán para toda la vida y mucho menos que nos amen como queremos. 

Si, es posible que soltando y dejando ir, logremos que la otra persona resienta el habernos lastimado; pero eso para nada garantiza que la relación vaya a funcionar para los dos y menos para ti.

Así, si quieres alejarte, desaparecer. ¡Perfecto! harás que tu ex pareja te extrañe mucho y quiera volver a tu lado. Sin embargo; la tarea por hacer que esto esta vez si funciona es de los dos. 

Y necesitarás más que la simple distancia para hacer que el amor funcione como debe.